Archivos para marzo, 2012

Por Alvaro Gómez sanabria

La convivencia entre culturas es dada cuando son superados espacios de desigualdad y cuando hay una verdadera comunicación intercultural que va más allá del intercambio de unas simples palabras, puesto que esta debe adentrarse en la toma de conciencia de la cultura con la cual nos estamos interrelacionando.

La historia nos ha mostrado la incomprensión que tenemos hacia los inmigrantes, hacia los de diferente religión, raza, y hasta los de diferente estrato socioeconómico, haciendo que los excluyamos de nuestro grupo y muchas veces que tengamos problemas o conflictos con estos grupos que perduran mas en nuestro corazón que el tiempo.  Pero es el tiempo del cambio, de asumir un patrón de conciencia tal que nos sintamos uno con el otro, que nos demos cuenta que no somos tan diferentes como siempre se nos ha querido mostrar, que todos somos humanos y diversos y que  por ende podemos actuar en diferentes vías sin atacar o excluir al otro. Hay que respetar sus creencias, su historia, sus convicciones y su cultura.

La convención de la UNESCO del año 2.005 habla sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales indicando que “La cultura es el conjunto de los rasgos distintivos espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o a un grupo social y que abarca, además de las artes y las letras, los modos de vida, las maneras de vivir juntos, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias. Entonces se dice que la diversidad cultural se refiere a la multiplicidad de formas en que se expresan las culturas de los grupos y sociedades”  El concepto que resumió la cultura por parte de esta organización nos hace pensar mas allá de que todos somos iguales ante la ley puesto que esto es dado por la lógica, teniendo como elemento relevante, la no discriminación y  el derecho a ser diferente.

En ámbito laboral, las condiciones no son muy diferentes a las enunciadas anteriormente. Trato discriminatorio, acoso laboral, bajos salarios y abusos a los trabajadores han hecho que se creen normas que protejan al trabajador, pero que aún no tengan el suficiente alcance en muchas naciones donde son vistas estas regulaciones como simples leyes y se obvie las mismas desconociendo los deberes de la empresa con sus trabajadores y los derechos de las personas que laboran para estas organizaciones.  Pero afortunadamente cada vez hay mas empresas que entienden los inconvenientes generados por los malos tratos, por la exclusión y entonces se adentran en el concepto de la responsabilidad social corporativa que reúne una serie de estrategias y practicas del buen actuar respecto a su entorno y a su ambiente interno laboral, a gestionar éticamente su organización, respetando la diversidad y las desigualdades sociales a las que se ha referido la Organización Internacional del Trabajo, de tal modo que sirvan a la sociedad  y a los trabajadores de manera útil y en condiciones de justicia, respetando los derechos humanos y la libertad de determinación de los empleados en lo referente a creencias o tendencias, y así eliminando la discriminación directa e indirecta y el acoso laboral, manteniendo un equilibrio de intereses entre la empresa y sus trabajadores.

En conclusión es imperante resaltar que ante los abusos es  necesario ser concientes, despertar y luchar por la dignidad del trabajador,  por la igualdad en el contexto laboral en referencia a oportunidades y lógicamente al trato, para que de esta manera forjemos una sociedad más justa con un crecimiento positivo.  Es imperioso que el ámbito empresarial tome conciencia de su responsabilidad social y acoja nuevas y buenas prácticas de trato para con su cliente interno que son sus empleados y su cliente externo que es la sociedad en general.