Archivos para agosto, 2012

Algunas cifras interesantes a evaluar por ustedes!:

  • Los gastos militares han presentado un incremento del 50% en los últimos 10 años
  • Las armas nucleares representan por lo menos el 10% del gasto de Estados Unidos (alrededor de $ 55 billones de dólares) China 100 billones, UK/Francia  50 billones, Noruega 6 billones.  Pakistán 5 billones, Mozambique 92 millones
  • El Banco Mundial estima en 315 billones  el costo del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio  o sea el 20% del dinero utilizado para el gasto militar.
  • Para proporcionar energía limpia y segura se necesitarían 50 mil billones aprox.
  • Para Eliminar la deuda nacional en desarrollo unos 30 mil billones aprox.
  • Para Prevenir la erosión del suelo mundial 24 mil billones aprox.
  • Se necesitarían unos 10 mil billones para estabilizar el crecimiento de la población.
  • 7000 mil billones serian necesarios para detener la deforestación.
  • Para aliviar el drama de los Refugiados serían necesarios unos 5000 billones aprox.
  • 2.000 billones serian necesarios para eliminar todas las minas terrestres.
  • Para luchar contra el cambio climático necesitaríamos de  50 a 100 billones de euros a aproximadamente.

Entonces es el tiempo del cambio y es necesario que juntos hagamos historia, realizando activismo y campañas contra el desarme y la destrucción medioambiental!

Campaña de paz3Por Javier Ruiz*

América Latina se encuentra convulsionada por estas horas por la concesión del Derecho de Asilo por parte del gobierno de Ecuador a Julian Assange. Assange, nacido en Australia y de profesión periodista, es el fundador de Wikileaks y está siendo investigado por los Estados Unidos por haber difundido información secreta clasificada. También es reclamado por la justicia de Suecia por haber presuntamente cometido delitos sexuales. Desde hace algunos meses, Assange –huyendo de estos dos pedidos de extradición- se “asiló” en la embajada ecuatoriana en la capital del Reino Unido. Londres, por su parte, quiere hacer lugar al pedido de extradición sueco. Sin embargo y según Assange, no existen garantías de que Suecia no lo enviaría a los Estados Unidos para ser juzgado donde podría afrontar un proceso sin las debidas garantías.

Derecho de asilo y derecho internacional de los derechos humanos

Recordemos que el Derecho de Asilo, es una institución del Derecho Internacional, consagrada en el artículo 14 de la  Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), por medio de la cual se permite la posibilidad de buscar asilo por aquellos que son perseguidos por motivos políticos o por delitos comunes conexos a delitos políticos.

El artículo 27 de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (1948).”.Toda persona tiene el derecho de buscar y recibir asilo en territorio extranjero, en caso de persecución que no sea motivada por delitos de derecho común y de acuerdo con la legislación de cada país y con los convenios internacionales”. Asimismo, el artículo 22(7) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (1969), Pacto de San José de Costa Rica, establece la misma fórmula.

Las denuncias en su contra Julian Assange, vienen por delitos de violación y el delito común no permite la concesión del asilo. Su defensa alega que es un mero pretexto para extraditarlo a Estados Unidos,  donde se adelantaría el juicio político contra Assange. De acuerdo a lo establecido en la Convención Americana de Derechos Humanos (1969),  esa situación, le otorga la concesión del asilo.

Además, se exige de los países que se reciba en algún lugar a las personas que huyen de la situación persecutoria. El “principio de no devolución”, incluido en el artículo 33 de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, prohíbe situar al refugiado,  por expulsión o devolución, en lugares, donde su vida o libertad corre peligro por causas de raza, religión, nacionalidad y otras.

Y es aquí, donde el abogado español (y ex Juez) Baltasar Garzón, pone el énfasis y es eje central de su defensa, ya que el Reino Unido tiene que aplicar las obligaciones diplomáticas que emanan de la Convención sobre el Estatuto del Refugiado de 1951, y dejarlo salir de la embajada para poder viajar a Ecuador (“salvoconducto”). Caso contrario, considera una alternativa, demandar al Reino Unido ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, (con un precedente favorable, y latinoamericano) para forzar la aplicación de la Convención del Refugiado.

La defensa de Assange insiste en que detrás del pedido de extradición de la Justicia de Suecia por delitos sexuales del derecho común,  se esconde el interés de los Estados Unidos de juzgarlo penalmente, por la divulgación de cables diplomáticos.

Recordemos dos cosas: a) aplicar por un estado sus obligaciones diplomáticas, que emanan de un tratado internacional, no es aplicar la “protección diplomática” ; este último, es una figura del derecho internacional muy distinta del derecho de asilo; b) si Baltasar Garzón, demanda al Reino Unido en la Corte Internacional de Justicia, por la no aplicación de la Convención, cuenta con un precedente latinoamericano y favorable a su defensa: el “Caso Haya de la Torre” o “Caso del Derecho de Asilo” (Colombia c/ Perú) del 20 de Noviembre de 1950, donde la CIJ, reconoce que el Artículo 38 del  Estatuto no solo admite la posibilidad del principio de las “costumbres regionales”, sino que además, invierte la carga de la prueba respecto a la costumbre internacional.
El caso Haya de la Torre trata el caso del ex líder del APRA, el partido político más antiguo del Perú. El embajador colombiano en Lima, Perú acogió a Víctor Raúl Haya de la Torre, líder de la Alianza Popular Revolucionaria Americana después de que fracasara al golpe de estado que tuvo lugar en Perú, en  octubre de 1948. El gobierno colombiano le garantizó el asilo y  cuando pide un salvoconducto para Haya de la Torre, el gobierno peruano niega dárselo debido a que no era un perseguido político, “por un delito político”  sino por un delito común, cosa  que se debatía. La Corte Internacional de Justicia, declara que de acuerdo al Derecho Internacional Americano, estaban legitimados para decidir si debía darse asilo y su decisión unilateral obligaba a Perú.

Actitud del Reino Unido

El gobierno de David Cameron, se encuentra en una situación de imposibilidad al verse obligado a ejecutar la orden de arresto internacional sueca, y a la vez, respetar al mismo tiempo la decisión de Ecuador.

Recordemos, el antecedente del Caso Pinochet en 1998 en términos del procedimiento extraterritorial pero por aplicación de la Jurisdicción Universal (y no del Derecho de Asilo). En ese caso el Reino Unido extraditó a Pinochet a Chile (por supuestos motivos humanitarios) y no a España, que lo reclamaba en ese momento por violaciones a los derechos humanos.

Mas allá que se mencionó la posibilidad de aplicar una ley de 1987 (Acta de Premisas Consulares y Diplomáticas de 1987) de “ingresar por la fuerza” a la embajada de Ecuador para arrestar a Julian Assange esto agravaría las cosas, ya que un incidente diplomático entre Ecuador y Reino Unido, seria su corolario. Y esto, alejaría más al gobierno de Cameron de America Latina.

Desafío de Ecuador al Reino Unido, Suecia y a los Estados Unidos: la paradoja interna.

Sin lugar a dudas, la actitud del gobierno de Correa, implica un desafío en estos tres frentes. La cuestión más importante fue tratar de encontrar la integración latinoamericana y alentar la presencia de Ecuador en el plano mundial. Ser protagonista de una crisis diplomática ya es tener presencia mundial; ahora bien, en su política interna, se destaca los enfrentamientos con la prensa independiente.

Julian Assange, paradójicamente, representa a la libertad de expresión; algo que Correa enfrenta diariamente en su país, lo hace respetar en el exterior. He aquí la paradoja.  Y le otorga protagonismo mundial. Es decir, concede asilo a un supuesto abanderado de la libertad de expresión; y en Ecuador, persigue, utilizando a la justicia, a los medios privados y a la prensa que no le es afín.
Si estamos en presencia de una nueva estrategia ecuatoriana de política exterior, las consecuencias serán muy desfavorables para el país latinoamericano: el Reino Unido y Estados Unidos, dos potencias, por un lado, y por otro, enfrentarse a Suecia, es hacerlo con la Unión Europea.

No nos olvidemos que Correa, en 2011 expulsó a la embajadora de Estados Unidos, Heather Hodges por una cuestión relacionada con Wikileaks; es decir, la cuestión de Assange no hace sino incrementar el nivel de tensión con Estados Unidos. Ya muchos especulan con la pérdida de beneficios comerciales. Para la UE, es un asunto que deben resolver los gobiernos implicados, es decir, Ecuador y el Reino Unido. La OEA, ya se reunió de manera extraordinaria, pidiendo una ronda de consultas para la próxima semana, a instancias de Ecuador. Unasur, reunido este fin de semana, apoyó la postura ecutoriana.

Creo que la solución mas rápida y más equitativa será la que derive de una negociación, sobretodo, de la defensa de Julian Assange , y las autoridades británicas. Acudir a la Corte Internacional, solo si se reclaman medidas provisionales, y si son concedidas de manera inmediata; el éxito en este reclamo, sería más una cuestión de forma, que de fondo. Pero sobretodo, por el gobierno de Ecuador; otorgar el derecho de asilo, es una cuestión, y utilizar esa razón para generar conflictos, es otra, no recomendable.

Creo que hoy día Ecuador tiene más motivos para mirar adentro de sus fronteras que para intentar trazarlos en el plano internacional.

* Javier es argentino. Abogado, Universidad Nacional de Mar del Plata, Posgrado en Ciencias Políticas, London University College (LUC). Especializado en Derecho Internacional Público, en el Instituto TMC Asser y en las Universidades de Leiden y Groningen (Holanda). Especialista en Jurisdicción Penal Internacional y Derechos Humanos (Academia Roosevelt, Middelburg y Universidad de Utrecht). (MA) Especialista Avanzado en Estudios de Paz y Conflictos, (UJI) Universitat Jaume I, Castellón, Valencia, España. Tw: @Javier_Ruiz2010